Tenía un impulso por escribir esta nota desde hace unos cuantos días. Dentro de 21 días será 10 de marzo y ese día habré cumplido 75 años, desde un día igual del año 1940.   Hubo terremoto en Lima, los coetáneos lo recordarán. Y yo ni me enteré.

Quiero con afán llegar a ese día y tener ya 75 años cumplidos, uno de los motivos por tener 75, es porque después de esa edad uno ya no se muere sino hasta después de cumplir 90.   Son quince años más y los necesito para hacer algo que debo hacer.

Entre otras cosas muy importantes, es que, luego de los 90 solo me restarían tres años más para celebrar nuestras bodas de diamante con 75 años de casado con la mujer me acompaña todo este tiempo, desde que la conocí un 11 de febrero de 1961.   Pasó frente a la puerta de mi casa en Piura, en época de carnaval.   Ella tenía 15 años recién cumplidos y estaba con vestido camisero celeste y con la falta mojada por un globo furtivo, yo 20 nada más.   Cuanto hemos conversado desde entonces… Vivir y morir junto a quien se ha vivido y combatido es el mejor de todos los destinos.   Nunca hemos ella y yo, cometido el pecado de no ser felices.

Vaciaremos la copa de nuestra vida cada noche, para que Dios nos la llene en la mañana, Bebamos de instante en instante porque eso es la vida.

HBJ…